BIBLIOTECA EN EL SUR DE CHILE

13 Pilares y 24 vigas de Hormigón. 4 Botellas de madera.
Proyecto realizado por Tomás Villalón, Nicolas Norero y Leonardo Quinteros.









ORDEN
El proyecto se estructura en base a tres componentes.
El edificio base, estructurado como una pieza de un nivel, configurado por patios de luz, y todo el apoyo referente a la extensión publica de la biblioteca. Este edificio se compone como un cuerpo de sutura con las manzanas, garantizando con ello la autonomía lumínica y visual del edificio esquina, el cual se eleva en 4 niveles definiendo la esquina del conjunto.
De manera complementaria, el edificio cubo, se define como el cuerpo más expresivo en altura y definición material, al contener las zonas de lectura y almacenamiento. Se propone como un gran conjunto de anaqueles verticales que definen un sistema de espacios articulados, que, en conjunto hilvanan un espacio vertical articulado por vacíos y recorridos coronados por vistas notables a la plaza y la ciudad.
El tercer componente en la narración del proyecto lo define el vacío público, el cual determina los espacios conectivos a la ciudad, halls, espacios de recorrido y remates con vistas panorámicas. Este vacío permite articular el edificio con los espacios perimetrales del sitio, entendidos como sistemas de veredas y corredores, plaza y los recorridos públicos propios del proyecto.

MATERIAL
El proyecto se propone como una grilla racional de hormigón armado, el cual responde a las exigencias estructurales del proyecto. A su vez el edificio se completa con elementos mixtos de cristal y madera laminada y cerramientos de madera tratada mediante procesos de acetilizacion. El proyecto busca generar ahorros energéticos en la iluminación, empleando artefactos de bajo consumo, apoyados con dotación constante de luz natura, todo ello también apoyado con artefactos hídricos de bajo consumo.
Tanto en pisos y cielos, el proyecto propone elementos mixtos de madera y alfombras en zonas de silencio. En cielos se emplean las vigas estructurales vistas completando su superficie expuesta con módulos de acondicionamiento acústico.
Se proponen mobiliarios de madera abiertos y flexibles, que permitan articular diferentes tipos de espacios según sean los requerimientos de programa de la biblioteca.

ESPACIOS
En primer lugar, la pieza fundamental la compone el hall de acceso, lugar donde confluyen cuatro flujos diferenciados que deben ser conducidos según los requerimientos del proyecto.
En primer lugar, el público, proveniente desde el exterior, el cual ingresa empleando la plaza pública cubierta como sistema de acceso. Una vez en su interior, en el hall se estructuran control y lockers, que permiten registrar a las visitas y otorgar el pase al interior de la biblioteca.
El segundo lugar, el público, proveniente desde estacionamientos, ingresa mediante un sistema de escaleras y ascensores, los cuales finalizan su recorrido en el hall de acceso, donde son controlados y registrados antes de ingresar al interior de la biblioteca.
En tercer lugar, el funcionario, el cual dispone de un sistema mixto de ingreso, desde el estacionamiento, o bien desde la plaza. En ambos escenarios, dispone de un área de control, higienización y apoyo que resguarda uso e independencia al sistema de accesos de públicos.
Por último, las colecciones, disponen de un cuarto flujo fundamenta el cual se organiza desde la zona de carga o descarga ubicada en el nivel subterráneo (dispuesto alternativamente en superficie). En este lugar, se ingresa a la zona de procesos técnicos y bodega de colecciones, espacio donde se depositan antes de ser cargados por montacargas independiente, lo que le permite llegar a todos los destinos de la biblioteca.
Estos cuatro flujos fundamentales definen a su vez los sistemas de circulación y orden del proyecto.
En el nivel menos uno, las colecciones y apoyo externo. En el nivel uno y plaza de acceso, se organiza la extensión, el control de ingreso de personas desde estacionamiento o nivel plaza. A este nivel se anexa la biblioteca para niños.
En los pisos dos, tres y cuatro, se disponen zonas de lectura y administración, proponiendo un espacio libre, de circulación expedita, compuesta por una colección de espacios diferenciados en vistas e iluminación. Esta condición, permite que los espacios puedan ser alojados de manera flexible, pudiendo alternar programáticamente usos y necesidades si el funcionamiento de la biblioteca cambia a lo largo de los años.
Como rasgo importante cabe destacar el sistema de anaqueles del edificio, los cuales se organizan en el perímetro del edificio, configurando sus caras opacas en los 3 niveles. A su vez, 4 piezas ordenadas en forma de cruz en el interior del volumen de lectura, articulan cuadrantes de organización espacial, todos ellos con características lumínicas resguardadas y diversas, relacionadas con vistas notables del sitio. A su vez, estas piezas permiten que llenos y vacíos alternen, alojando un recorrido diverso tanto en arquitectura como en programa.
Los bloques del interior, contienen servicios y espacios de apoyo bioclimático, entendiendo que su articulación en la planta permite comprender su rol como piezas activas en el funcionamiento del proyecto.

CONJUNTO REFUGIOS OCOA

Exoesqueleto en planta de arco y nervio. 
Proyecto realizado por Tomás Villalón.






































Enfrentar un terreno con pendiente implica dos grandes desafíos. En primer lugar, entender la altitud como una singularidad positiva que otorga mirada y jerarquía dentro de un suelo, y en segundo lugar, la posibilidad de generar nuevos suelos para el habitar, permitiendo un dialogo entre el nuevo suelo horizontal y la pendiente natural.

El suelo es quizás el gran desafío del nuevo proyecto, dado que implica entender el valor del lomaje, la vegetación y las vistas como cualidades que deben condicionar la nueva intervención.

El proyecto propone entender la preexistencia, y trazar el nuevo cuerpo arquitectónico tocando el suelo con intervenciones puntuales, dilatando los edificios para que escurra la loma, la pendiente, la vegetación, el viento y la fauna presente de manera natural en el sitio.

Entendiendo esta condición, se plantea reforzar la vegetación del lugar, con la idea de potenciar las diferencias de los diferentes rincones del sitio. Algunos con altitud, otros sumidos en la vegetación, unos expuestos a la calle, otros con la calma interior.
Como si fuera una rama que busca el sol, un recorrido lineal y quebradizo, el proyecto busca encontrar los claros de luz y vista, encontrando la particularidad del rincón en la loma cambiante y el sol en movimiento.

PLAN
Tomar posición y orientación en el terreno es la primea operación arquitectónica.
En primer lugar, la dirección de un recorrido capaz de dispersar otorgando valor a los diferentes momentos del predio, entiendo que sus direcciones, pendientes, masas arbóreas y vistas, determinan condiciones particulares en cada rincón del predio.
Su valorización como condición única es una línea de trabajo, y para ello se despliega el proyecto como una rama, un conjunto de vectores con pendientes suaves que permiten recorrer el predio llegando a sus rincones de mayor valor, con ello distinguir las vistas, las depresiones, los puntos altos y generar diversidad en un lomaje irregular y variado.
La rama se ordena empleando un vector materno paralelo a la cota, y desde su fundación se despliega un conjunto de piezas complementarias y tributantes que permiten irrigar el predio con senderos de madera en altura, que operan despegados del suelo, logrando un despliegue que irriga el sitio con proximidad y cercanía.
El plan se estructura en etapas, permitiendo que se funde con el espacio común, y luego se complementen en etapas sucesivas los refugios.   

INTERIOR
Situar para cobijar parece ser el primer acercamiento al sitio.
En medio de un sitio de gran pendiente, vegetación abundante, y notables vistas al valle, la primera decisión es la necesidad de generar un interior de dimensiones nobles y tamaños adecuados al paraje.
Por ello, el vacío se repliega para configurar un espacio centrípeto, que tiende al centro, a la quietud, al resguardo. A su vez, esta quietud necesaria, se potencia con la particularidad de mayor valor del lugar, la luz y las vistas del valle.
La luz de nada sirve si no hay penumbra o control, y vistas tampoco emergen sin proximidad.
Para ello el espacio se repliega, tal como lo hace una hoja: un orden simple, austero, que permite generar dirección: un interior compensado entre la dirección axial del orden de la planta, y la vocación de permanencia que a su vez define la geometría.

PENDIENTE
La pendiente del cerro genera 2 cosas. Altitud, lo que permite ganar horizontalidad por despeje, y a su vez establecer una relación de suelos con la topografía: habrá siempre un enfrentamiento entre el suelo inclinado y el nuevo suelo que ha de fundarse para habitar en la quietud de la horizontal.
Esta condición define 3 opciones.
La primera es edificar en un nivel descolgando el cuerpo arquitectónico hacia el vacío, lo que implica una desmesurada ganancia de altitud en el extremo mas lejano a la pendiente.
La segunda es edificar en un nivel y adentrarse en la topografía, lo que supone a priori romper el cerro, hiriéndolo y modificando su lomaje, quizás uno de los atributos más nobles del sitio.
En tercer lugar, lo que parece lo mas acertado, comprimir el volumen en dos niveles, logrando con ello ajustar su longitud y coordinar de manera mas precisa la altitud y horizontalidad del cuerpo arquitectónico.
Compactar a su vez permite definir dos estratos en el edificio, lo que podría entenderse como un preciso sistema de accesos. De este modo un nivel se puede estructurar como plataforma de acceso  y espacio exterior, y otro nivel de mayor privacidad y resguardo.

LA TECNICA
Desde el punto de vista técnico, se propone un conjunto de edificios de pequeña escala desarrollado con piezas pre cortadas en seco, y montadas en obra mediante rápidos ensambles y uniones, que permiten abaratar el tiempo de mano de obra.
La madera es pretratada para evitar que su exposición a los cambios de temperatura transforme sus propiedades mecánicas. Estos sistemas ya han sido probados por nosotros, logrando resultados perfectos en términos de resguardo del material con garantía de fabricación.
La estructura se desarrolla mediante piezas de madera cortada en aserradero, pretratadas, y como revestimiento, se emplean maderas inertes fruto de aleaciones de material natural con productos de sellado interno que deshidratan y sellan el material, dejándolo con gran rendimiento y respuesta a la intemperie.
Tanto muros, como pisos y cielos se desarrollan en estructura de madera, y de manera complementaria se utilizan tabiquerías de cristal termopanel permitiendo que el edificio tenga óptimos rendimientos en términos energéticos.
Se propone un edificio mecano, producido y cortado en seco, y montado en terreno en pocas semanas, permitiendo con ello abaratar costos de mano de obra y logrando importantes ahorros en tiempos de ejecución.

INVIERNO
El proyecto propone un edificio separado del suelo, logrando con ello un cuerpo autónomo desde el punto de vista energético y térmico. El paso del viento y el escurrimiento de agua permiten liberar el volumen de compromisos de transmisión de humedad y riesgos de ingreso de agua.
El nuevo cuerpo se propone como un espacio que combina zonas abiertas y cerradas, logrando contar con áreas de esparcimiento y apoyo desde el punto de vista funcional y térmico. Estos espacios se proponen como áreas de sombra que permiten controlar el ingreso de radiación en meses de verano. En invierno, la inclinación del sol logra ingresar al interior de las áreas vidriadas permitiendo alzas en la temperatura por efecto invernadero. Esta captura de temperatura permite mejorar las condiciones térmicas en los meses fríos. Mediante el empleo de colectores y paneles fotovoltaicos se propone hacer uso de la radiación para ahorrar energía en los sistemas de agua y electricidad.

VERANO
Se propone un edificio completamente abierto en meses de verano, lo que permite ingreso de viento refrigeración y disminución de temperatura en meses de calor.
A su vez el proyecto cuenta con un sistema pasivo de celosías que permiten controlar el ingreso de radiación directa en meses estivales, con ello se permite el ingreso de luz natural pero no de radiación directa, agente critico en el alza de temperatura de los espacios interiores.
Las áreas exteriores protegidas mediante aleros y celosías, a su vez, permiten que el proyecto disponga siempre de espacios de control que anteceden los espacios nobles del refugio.

EDIFICIO CONSISTORIAL MUNICIPALIDAD PROVIDENCIA

Un cofre de marmol.
Proyecto realizado por Tomás Villalón + Nicolas Norero + Leonardo Quinteros




















Una municipalidad en un parque.

La comuna de providencia se caracteriza por sus espacios públicos abiertos y verdes. Un sistema de parques y plazas que se cruzan con barrios residenciales de gran calidad arquitectónica y urbana
Dentro de este sistema hay una constelación de plazas y parques que definen el rol del espacio público, su caracterización, y su participación dentro del espacio urbano de la comuna. Su tipología e interdependencia, podría definirlos como un sistema integrado mediante veredas irrigadas por árboles y veredas que aun heredan acequias en sus recorridos.
Por esta razón, el suelo para alojar un edificio municipal debe entenderse como una posibilidad para participar de este sistema de manera activa, dotando a este nuevo espacio público de un programa municipal que definirá el rol programático del espacio fundado.
Este conjunto de constelaciones integra el parque Bustamante, el parque Inés de Suarez, el parque de las esculturas, el parque Balmaceda, la plaza Uruguay, la plaza pedro de Valdivia, la plaza Dinamarca, la plaza Ambrosio ríos, entre otros.
La configuración de un nuevo espacio público inscrito en el centro de la Comuna permite vincular estas características a la calle pedro de Valdivia y Marchant Pereira, incorporando un nuevo parque – plaza, situado de oriente a poniente, abriendo una nueva calle interior, entendiendo esta posibilidad como un nuevo espacio urbano que permita posicionar el palacio Falabella como la pieza de mayor singularidad y relevancia en el conjunto.
La nueva pieza urbana, genera un espacio abierto a ambos bordes, conectando un paseo que atesora un trozo de parque en su interior, un espacio que busca activarse durante todo el año, una plataforma cívica, comunal, vecinal, multiuso, que se define como la extensión de la municipalidad a la comuna.
A partir de la definición de esta idea urbana, surge el conjunto de edificios como una consecuencia de su rol dentro del espacio público de la comuna, y su definición particular en la manzana.

Un edificio en un Parque.

El contexto urbano donde se emplaza el proyecto, y los criterios esbozados con anterioridad, definen lineamientos que intentan liberar y despejar el centro de la manzana, constituyendo una serie de plazas parques en el interior. Para ello, el proyecto opta por perimetralizar los edificios, constituir un borde con usos públicos, que apoyen este nuevo espacio.

BORDES:
Se proyecta una serie de piezas de un nivel, que permitan suturar las alturas del conjunto con la escala peatonal de la comuna, permitiendo liberar el espacio central. Estos pabellones se dispersan acogiendo los programas públicos solicitados, integrando estos usos al parque interior.
Los bordes permiten contener el espacio central, dividiendo la manzana original en dos piezas edificadas, y una calle - parque interior
VACIO INTERIOR: PARQUE – PLAZA
El espacio interior liberado, se propone como un prado de césped, similar a los espacios públicos verdes de la comuna, que permiten integrar usos diversos a la vida interior de la manzana. Este espacio, si bien de carácter cívico, pretende entregar un espacio público de escala domestica a la comuna, que permita recibir diversos usos, integrando este repertorio de usos a la vida del municipio.
PIEZAS SINGULARES.
Dentro de este vacío continúo definido por el parque, se proponen dos piezas de valor en el conjunto. En primer lugar, el palacio Falabella, el cual se posiciona como una pieza aislada, conservando las distancias exigidas por el plan, integrando su notable arquitectura al conjunto.
Esta pieza consolida el espacio actual de la plaza hacia pedro de Valdivia, y a su vez define un nuevo rol hacia el interior. El Palacio, integra en conjunto con el edificio existente en la manzana oriente, el primer espacio público cívico del proyecto, consolidando este rol en el plan del conjunto.
Hacia el interior, el proyecto propone una segunda pieza hacia Marchant Pereira, en 5 pisos, aislada, y que define un nuevo contrapunto al sistema, permitiendo edificar una contención hacia el interior, constituyendo un borde edificado al parque.
Esta pieza de 5 pisos, constituye la unidad institucional, abierta, flexible, un contrapunto a más de 100 metros del palacio, y que propone la nueva visión de la municipalidad hacia el nuevo siglo.
Este edificio, se libera completamente a nivel peatonal, proponiendo un patio escalonado que recoge el espacio verde del parque. De esta forma, se compone un sistema de patios que participa desde el interior de la manzana hasta la terraza poniente del edificio institucional en su piso más elevado.
Por último, hacia el poniente, se propone incorporar un edificio en dos niveles, que define en conjunto con el cuerpo de mayor altura, un tercer espacio público a modo de plaza cívica que genera un acceso institucional hacia el interior.






PABELLON CHILE EN LA BIENAL VENECIA 2018

Stadium.
Curadora: Alejandra Celedon.
Proyecto realizado por Tomás Villalón + Leonardo Quinteros.


EDIFICIO CORPORATIVO UNIVERSIDAD CENTRAL

Un muro horadado.
Proyecto realizado por Tomás Villalón + Francisco Moure + Pablo Saric.
















































































FUNDAMENTOS DEL EMPLAZAMIENTO.

SOBRE LA RELACION CON EL EJE BULNES.

El nuevo edificio corporativo de la Universidad Central presenta un emplazamiento clave en el remate del eje Bulnes, sitio que tiene características y normativas que tienden a conservar el carácter unitario del conjunto y sobre el cual se debe a nuestro juicio operar de forma contemporánea, respetando las normas vigentes.

Se ha discutido largamente sobre cómo se ha de intervenir, monumentos y zonas patrimoniales, discusión que se inicia con las posturas de John Ruskin y Viollet-le-Duc y que ha permanecido en el tiempo cada vez que un proyecto debe conjugar con un entorno que tiene una significación importante en la memoria colectiva de los ciudadanos.

En este sentido la incorporación de esta pieza faltante en el eje Bulnes debe tener un doble rol, primero mantener un dialogo con el proyecto original, motivo por el cual se han fijado normas especiales para este emplazamiento, y segundo debe dar cuenta del pensamiento actual y reflexión sobre la arquitectura de uso público y las actuales tecnologías.

El emplazamiento debe ser entendido también como la puerta de acceso al paseo Bulnes desde el sur del eje, condición que vuelve relevante el tratamiento de su primer piso y la disposición programática hacia el Paseo Bulnes en especial en sus primeros niveles. 

SOBRE LA RALACION CON OTROS EDIFICIO DE LA UNIVERSIDAD CENTRAL
La configuración del campus en torno al espacio público es probablemente la estrategia más importante a nivel institucional que hay que tener presente, el desafío está en poder maximizar la articulación del espacio público con el espacio privado.
Esta relación se pude dar utilizando distintas tácticas proyectuales, la primera y más evidente es la relación del primer piso que ha de mediar esta transición entre lo público y lo privado, ejemplo de esto es el diagrama Nolli que presenta Robert Venturi en su libro Learning From Las Vegas (1972), donde dibuja la calle incluyendo los pavimentos de aspalto a los distintos programas privados poniendo en crisis el límite entre estos dos mundos.

Es importante que los distintos edificios que se realicen para completar el plan maestro para el campus de la Universidad Central permitan un libre tránsito entre ellos y fortalezcan su relación con el parque Diego de Almagro, para esto se puede seguir el mismo sistema peatonal utilizado en el centro histórico de Santiago Centro, conformado por galerías, pasajes, portales y atrios.

La conformación de una campus vital y activo es una parte muy relevante en el desarrollo del proyecto educativo.

FUNDAMENTO DE LA PROPUESTA EN VALOR DEL ENTORNO.
SOBRE LA RELACION CON EL PARQUE, LO PUBLICO Y EL CACTER DE LA UNIVERSIDAD CENTRAL

Una segunda táctica tiene como objetivo multiplicar el espacio de conexión entre lo público y lo privado para lo cual es necesario pensar esta relación no sólo en la cota cero si no en la posibilidad de aprovechar la tridimensionalidad del espacio arquitectónico para articular este espacio ahora semi-público en distintas alturas.
Claude Parent y Paul Virilio en “Les inclisites” (1968) abordan en un plano teórico la compleja relación que genera la función oblicua como una forma de activar el espacio. 

El proyecto propuesto para el nuevo Edificio Corporativo de la Universidad Central plantea como estrategia incorporar la vegetación presente en el parque en una seria de plazas semi publicas conectadas entre ellas que permiten la creación de un circuito de espacios intermedios en distintas alturas que conecta el parque y el primer piso del edificio con  la cubierta habitable del mismo, de esta forma se multiplica la relación con lo publico en todos los piso del edificio y se reafirma la vocación publica característica de la Universidad Central

En tercer lugar se debe tomar en consideración las vistas entre los distintos edificios y su entorno como un recurso que puede ser aprovechado para logra tanto vistas lejanas a la ciudad, intermedias a otros edificios cercanos e inmediatas dentro del mismo edificio para fortalecer el trabajo en equipo.

FUNDAMENTOS ARQUITECTONICOS.

Estructura
Como sistema de orden se propone investigar en una colisión entre la condición muraria definida por el Centro Cívico, y la regla del vano, o sistema de perforación. 
Este esquema de trabajo permite situar el equilibrio de la perforación, sujeta al muro como elemento regulador del dialogo del edificio con la ciudad.
Justamente la lectura abstracta del muro, nos hace ver un sistema de muro perforado según su nivel de perforación, o bien, de pilar y viga, en el caso donde el nivel de vacío aumenta. Nos interesa generar un punto de equilibrio, proponiendo el muro, tanto en espesor como en nivel de perforación, como la pieza rectora del orden del proyecto. 

La estructura del edificio está compuesta por una retícula de vigas de hormigón que tiene una modulación 6 x 6 mts en la fachada sur de 6 x 5 mts en el vacío central y contra el muro medianero, la altura de los marcos varia mínimamente entre los 287.5 mts y los 3.15 mts debido al calce normativo solicitado por el seccional del área de trabajo.

El núcleo se ubica contra el muro medianero y en el punto medio de la longitud máxima del edificio, este junto a la estructura de marco rígido, permiten tomar los esfuerzos sísmicos.
En las fachadas el alto de la viga y ancho de los pilares está determinado por la apertura máxima de las ventanas según el seccional que rige la normativa del predio.

Materia
La expresión de la estructura es un componente importante en la propuesta, motivo por el cual en las fachadas se propone sepárala del cerramiento del edificio para lograr su independencia, donde las sombras que se generan juegan un papel importante acentuando los espesores de esta.

Se propone revestir la grilla estructural en mampostería de mármol travertino, al cual entrega un acabado más homogéneo. En el interior la elección de materiales se reduce a pavimentos interiores de madera y en los exteriores pavimentos pétreos de alto transito propios de la lectura pública del paseo Bulnes.

Los cerramientos exteriores contemplan termopanel para garantizar un buen funcionamiento térmico, en tanto que los interiores son modulados en vidrio laminado.

Tácticas Arquitectónicas
El centro de Santiago es quizás un catálogo de tipologías de espacio público de particular interés.
Su lectura como tipo, o como orden colectivo, permite identificar una serie de particularidades que otorgan al sistema público del casco histórico, un orden sostenido en base a piezas urbanas tejidas en sistemas de recorridos peatonales, que vinculan portales, galerías, plazas, atrios, terrazas, entre otros.

El nuevo edificio corporativo de la Universidad Central, propone un cuerpo irrigado por estos sistemas públicos, intentando injertar este nuevo cuerpo a la red muy bien ilustrada en el plano nolli de José Rosas. 

En primer lugar, se propone la incorporación de un Portal o Galería hacia el sur, vinculando con ello un recorrido protegido con vistas al parque, que conecta las veredas oriente y poniente del predio por un circuito publico interior del proyecto. Desde él se accede al hall central a una pequeña cafetería, oficina de partes y a la sala de exposiciones. 

Otra operación que define el proyecto es la incorporación del atrio, o antesala cubierta, rescatando estos espacios propios del Edificio de Correos de Chile, el Museo de Bellas Artes, por nombrar algunos, espacio que asume la altura total del edificio, lo que permite iluminar las oficinas interiores y presentar el programa completo comunicando visualmente en todos los niveles. Junto al núcleo dos patios permiten ventila e incorporar luz a los programas que están junto al medianero. 

Como se mencionó con anterioridad, el espacio público juega un rol importante tanto en la articulación del campus como en reforzar la vocación publica de la Universidad Central y su proyecto educativo, la estrategia proyectual en consecuencia incorpora una serie de plazas semi públicas sobre la fachada sur, vacíos que permiten que el Parque Diego de Almagro suba por el edificio corporativo hasta a los pisos superiores permitiendo un recorrido vertical peatonal.